«Es bueno tener un poco de ansiedad y de paranoia»

El DSM-IV es el manual más utilizado en todo el mundo para diagnosticar desórdenes psiquiátricos. Sin actualizar desde 1994, este best seller médico, traducido a más de 20 idiomas, prepara su quinta edición, que podría publicarse en 2012. El psiquiatra del Columbia University Medical Center Michael B. First es uno de los coordinadores del manual que se usa actualmente y, ahora, trabaja a contrarreloj para preparar el DSM-V, que tendrá que superar los rígidos estándares de la Asociación Americana de Psiquiatría para poder salir a la luz. Consciente de la dificultad de diagnóstico que se esconde tras muchos trastornos psiquiátricos, escribió también el libro ¿Estoy bien? (no editado en España) en el que da las claves para saber cuándo acudir al psiquiatra. First participó recientemente en Madrid en el XIII Symposium Internacional Avances en Psiquiatría.

¿Habrá alguna enfermedad psiquiátrica nueva en el DSM-V?

Aún es pronto para decirlo, pero le puedo poner dos ejemplos que ha propuesto mi equipo. El primero es el trastorno del duelo permanente. Es lo que le ocurre a las personas (especialmente las viudas) que pierden a un ser querido y pueden seguir con el duelo toda la vida. No tienen depresión, porque no encajan en los criterios de diagnóstico de la depresión, pero tienen un problema psiquiátrico. Otra propuesta de nuevo trastorno es el de la compra compulsiva, aunque es difícil establecer el límite porque a todos nos gusta comprar. Sería un diagnóstico con truco, pero habría que considerarlo.

A veces cuesta distinguir también entre estados de ánimo y trastornos psiquiátricos. ¿Cómo se puede diferenciar, por ejemplo, los sentimientos que corresponden a la personalidad de los patológicos?

No existe una frontera clara. Lo tenemos que distinguir por lo que afectan los sentimientos a nuestra funcionalidad. Hay muchos síntomas psiquiátricos que, en su justa medida, son buenos. Por ejemplo, la paranoia. Es positivo ser algo paranoico cuando se conoce a una persona nueva, hasta saber que no está intentando engañarte. Pero luego hay gente que no es capaz de hacer amigos porque piensa que todo el mundo le quiere hacer daño, y ahí sí hay algo que no va bien. Otro ejemplo es la ansiedad, que no tiene por que ser un problema. Si alguien te apunta con una pistola, es lógico tener ansiedad. Además, este estado sirve, muchas veces, para motivar. Es, por ejemplo, lo que te hace estudiar cuando tienes un examen. Pero si es tan grande que no te deja concentrarte, entonces probablemente nos encontremos ante un trastorno de ansiedad.

Algo parecido ocurre con la depresión. ¿Cómo puede distinguirse de la tristeza profunda?

De nuevo he de responder que no hay un límite claro ya que, desgraciadamente, no tenemos test de laboratorio para saber si alguien tiene depresión. Nos tenemos que basar en la entrevista personal. Por cierto, ésta debe ser larga, yo suelo estar una hora y media con mis paciente la primera vez que me visitan. En cualquier caso, la clave está en saber si la tristeza está motivada por algo y en si interfiere con la vida diaria. Por ejemplo, si alguien está triste después de perder el trabajo, o a un familiar, eso es normal. Pero si esa misma persona no se puede levantar de la cama, ni concentrarse o no para de llorar, lo consideramos un desorden. Es una cuestión de grado.

Entonces ¿cuándo aconsejaría visitar a un psiquiatra?

Creo que una buena norma es visitarlo si crees que no estás cumpliendo tus metas en la vida y que eso es por algo tuyo. Un ejemplo: estar en la treintena y nunca haber tenido una relación sentimental, porque en seguida te enfadas o te vuelves paranoico. En esos casos, puedes creer que siempre has tenido mala suerte al escoger a tu pareja. Bueno, es difícil darte cuenta de que el problema está en ti pero, lo más seguro, en éste caso, es que no hayas tenido mala suerte, sino que hay algo en ti que te impide encontrar a la persona correcta.

Los antidepresivos son de los fármacos más vendidos en la mayoría de los países desarrollados. ¿Cree que hay una sobreprescripción?

Es un hecho que se venden muchos antidepresivos, pero también lo es que hay un infradiagnóstico de la depresión. Muchas personas deprimidas no acuden al médico, no se lo cuentan a nadie. Hay estudios que demuestran el poco diagnóstico. Sin embargo, con respecto a los fármacos, aunque es una sensación, no hay ningún estudio que muestre que se están prescribiendo a gente que no los necesita. En cualquier caso, ante este hecho, hay algo que señalar y es que, muchas veces, son los médicos de familia los que recetan antidepresivos. Puede ser que un paciente llegue triste a una consulta pero sin depresión clínica, y el médico le dé un antidepresivo comosolución rápida.

En este sentido, parece que hay gente que, una vez tratada con antidepresivos, nunca los deja. ¿Cuánto tiempo se deben tomar?

La regla general es que hay que consumirlos durante seis meses y luego acudir al psiquiatra para una reevaluación. Pero hay dos problemas: el primero, la gente que empieza el tratamiento y que, en cuanto se encuentra mejor, lo que puede ser a los pocos días, lo deja. Además, está la gente a la que le sientan tan bien que nunca para de tomarlos ni acude a reevaluación, lo que es un error.

¿Cuál considera que es la peor enfermedad psiquiátrica?

Dudaría entre la esquizofrenia y el alzhéimer. Pero el alzhéimer se da en personas mayores, que ya han vivido. Sin embargo, la esquizofrenia suele diagnosticarse alrededor de los 20 años. Llevas una vida normal durante esos años y esperas tener un futuro maravilloso y, de repente, se arruina y quedas apartado de todo. Además, los esquizofrénicos siempre son conscientes de lo que les pasa y ven que el resto de sus amigos siguen con su vida normal; es muy duro. De todas formas, hay enfermos que, con la medicación, consiguen hacer una vida normal. Hace poco conocí a una científica esquizofrénica que me vino a saludar en una conferencia; nunca lo hubiera notado.

¿Qué hay del nexo entre el cannabis y la esquizofrenia?

Es controvertido. Es verdad que hay personas que fuman cannabis y desarrollan esquizofrenia, pero el problema está en la causa-efecto. Yo no creo que todos los que fumen estén en riesgo, sino que si tienes predisposición genética, la droga puede hacer que se manifieste.

(publico.es 23 febrero 2008)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Salud mental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s